miércoles, 16 de mayo de 2012

LAS VISITAS Y YO…Y PORQUE SOY ASÍ!!




Este fin de semana he estado en mi Querida Granada. Nos han venido a visitar al piso dos maravillosos hombres amigos de mis queridas Tomate y Pimiento. Hemos estado haciendo turismo sin ser turistas por la ciudad. El caso es que hablando de blogs uno de los chicos (llamémoslo Novio de Tomate) se queda un poco extrañado al decirle que mi blog es éste. Me dice que dio por entendido cuando se metió y lo leyó que se trataba de una chica. Yo al escucharlo le dije que no, que yo soy muy estupenda, femenina y maravillosa pero hombre en su ser por fuera y por dentro.

No es la primera vez que me preguntan esto o me lo comentan. Mi respuesta a por qué escribo en femenino es muy simple, las cosas femeninas parecen más bonitas y atractivas que en masculino, y para colmo de mis males yo soy muy afeminada, y me encanta darle énfasis a mis frases poniendo todo lo que puedo en femenino.

Todos los que me conocéis sabéis que me encanta hablar de mí en primera persona y en femenino, para los que no, pues nada, acostumbraros porque es parte de mi personalidad.
Tengo que reconocer que es un poco extraño mi personaje y mi personalidad (y esto no tiene nada que ver con que sea gay o no) simplemente es una cosa que adquirí como divertida y graciosa…y que con el tiempo la he continuado porque me hace gracia a mí y a todo el que me rodea.

Uno ejemplos con los que suele la gente reconocerme son, por ejemplo, mis mellizos. Yo estoy embarazada (y no es por fecundación in-vitro o por jincar a lo bestia) sino por mis dos grandes mollas que salen de mi linda caderita. Mis mollas-mellizas tienen puestos sus nombres Ali y Oli, que si los juntas suenan como una salsa que me encanta comer y por la cual quise ponerles a mis hijitos sus nombres (me encanta comer Shawarmas de ali-oli por Pedro Antonio).

Otro ejemplo puede ser que siempre me digo que soy estupenda y maravillosa. Es una frasecita que en mis estudios de Educación Infantil no parábamos, mis compañeras y yo, de decir, y como el único chico que había en clase de 35 era yo…pues empecé a decirlo en femenino…así no me sentía discriminado. A día de hoy continuo siéndolo aunque un poco más gordo.

El caso amores y desamores es que aunque penséis en mi como en una flamante chica Obregón…solo soy un maravilloso y estupendo chico, por el que alguno se moriría de ganas de probar y otros de escupirme…jajaja


2 comentarios:

  1. Siempre habrá detractores del plumerío y del género femenino de las palabras utilizadas por un hombre al referirse a sí mismo, pero a mi parecer es algo como el anuncio tan emotivo de la cerveza pa los q somos del Sur: "el andaluz es un lenguaje entre amigos", pues en esos momentos salen del alma las palabras en femenino cuando estamos verdaderamente agusto: entre amigos. O en otras ocasiones (como lo empleabas tú según nos cuentas) más diferentes como un chat.
    Al fin y al cabo, lo q importa es que no se creen malos rollos porque no se ha faltado a nadie el respeto... y lo que te divertiste!! Mira que yo admito que para pareja, la pluma más bien resta q suma puntos (eso sí, sólo decimillas) pero siempre sieeeempre recordaré la frase de tuenti de cierta personita: "Vivan los hombres con pluma, que hacemos la vida más calentita".
    Chapeau! (chapó)

    ResponderEliminar
  2. Di que si...yo te apoyo completamente

    ResponderEliminar