miércoles, 25 de julio de 2012

El movimiento conejo



El movimiento conejo

Estaba yo en mi Granicity un viernes noche esperando a mi amiga “Vientre Plano” para ir al Corpus Granadino cuando me percaté de algo al mirar por mi balcón….




Me pongo en antecedentes:

-        Viernes por la noche. Noche de fiestas del Corpus
-        Mi vivienda consta de dos plantas, y el balcón está en el segundo piso.
-        Mi vivienda está justo en una de las calles que llega directamente al Corpus, pero yo vivo en el extremo contrario.
-        El toldo de mi balcón estaba echado…es decir, que si quieres ver algo de la calle te tienes que asomar por los extremos.

El caso es que Vientre Plano estaba trabajando y mientras ella salía de trabajar (sobre la 1 de la madrugada) se duchaba y arreglaba llegaría sobre las 2 de la noche.

         La cuestión es que para las 2 empecé a asomomarme a mi balcón para ver si Vientre Plano llegaba. A todo esto aviso que el toldo estaba echado y me tenía que asomar por las esquinas del balcón.

         Estando en el balcón una de las veces mirando a la calle, me percato de un movimiento extraño, estilo “movimiento del conejo” (es ese movimiento de culo cuando están follando). Veo o creo ver a un conejo apoyado en un coche en la entrada de mi casa. Mas bien tengo que decir que no era un conejo sino un conejo con cabeza humana-masculina.

         Cuando quiero darme cuenta de que no es un conejo sino un hombre-conejo con una coneja encima del capó haciendo conejitos con su movimiento reproductor infalible…me da por salir del balcón a toda prisa en silencio…con tal mala pata que me como (in extremis) el hierro del toldo al completo (y yo queriendo ser sigiloso).

¡Había un hombre-conejo haciendo conejitos a una coneja en mi portal! ¿Cómo coño salía yo de mi casa cuando llegase Vientre Plano?!

         Me quedé impactado, tanto por mi “impacto contra el puto hierro del toldo” como por ver a dos conejos haciendo conejitos al aire libre en mi puerta…y con una resistencia y rapidez que ni yo cagando con caguetillas. Ese movimiento dentro-fuera, plin-plan, pinga-pinga, o como queráis describirlo…Aún tengo traumas en mi vista por lo que vi y siento que los conejos me miran cuando salgo de mi piso….

El caso es que después de esperar casi una hora a Vientre Plano, cada vez que escuchaba a gente pasar por mi calle (estaba concurrida) me asomaba para ver si era ella a quien escuchaba…pues bien, aún seguían ellos, Don hombre-conejo y Doña conejo, dale que te pego.

La verdad es que lo hacían bien, pues no se les veía nada con lo pegados que estaban y la ropa puesta y en cuanto se acercaba alguien por la calle, hacían como si solo se estuviesen morreando. En cuanto se alejaban las personas de por allí, vuelta al ataque conejo y plam-plam-plam, pinga-pinga-pinga…

Y para más INRI..de las tres veces que salí al balcón después de mi descubrimiento, las tres veces me retiré con tal velocidad que me volví a comer el toldo ¡joder!

Tengo que decir que aplaudo a Don hombre-conejo pues no he visto a alguien hacer tal movimiento con tanta soltura y rapidez, además de tanto tiempo (más de una hora)….no se rindió…Doña coneja debe de estar encantada con su Hombre-conejo

¡YO QUIERO UN CONEJO PARA QUE ME HAGA EL MOVIMIENTO-CONEJO!!

Os pongo un vídeo para que veáis el movimiento conejo:


2 comentarios:

  1. Como mola el movimiento-conejo, jejeje.

    Que buena esa casualidad que te hizo ver Déjame Entrar casi sin querer. Con ese método de vez en cuando pillaba alguna pequeña joya en tv.

    Gracias por todos tus comentarios!!!

    ResponderEliminar
  2. De nada...la verdad es que esa casualidad me ha hecho ver muchas películas buenas sin quererlo...porque suelo llegar tarde al cine o con el tiempo ajustado.

    He de reconocer que esa película me encantó totalmente.

    Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar