domingo, 22 de abril de 2012

La Playa

Hace unos días decidí que ya era hora de ir a la playa, no es que sea de mi agrado, pero claro, viviendo enfrente de ella y teniéndola a unos pasos del piso...como que da cosilla.
La gente que me conoce( La Puri) sabe que odio la playa, pero que al tener que mudarme a Málaga y vivir allí, decidí que ya que tenía que vivir en la costa iba a hacerlo en la costa costa. Pues lo dicho, he emigrado de los fríos Granadinos a las calenturientas playas Malagueñas.

Bueno, a lo que iba el caso. La semana pasada decidí que era hora (con el buen tiempo que hacía) de ir a la playa y ver sus aguas, arenas y ..., y todo lo que se tercie... El caso es que cogí mi toallita y me puse a tomar un poco el sol, en plan "no quiero ser la leche frita que me como todos los domingos este verano", pues no voy a la playa mas que una vez al año. Estuve tomando el sol, y como no...no vi a nadie que se bañase, pero ni corta ni perezosa cojo yo mi pantalón y me lo quito....y me veo que con los calzoncillos tal cual llevo negros (parecen un bañador de slip) podría bañarme. Me voy al agua, la toco con los dedillos de los pies y pienso "está un poco congelada", pero de repente, salta la calenturienta de La Pili y me dice: "Fría está pero lo bien que te va a sentar al cutis y la de hombres que te van a mirar bañándote...vas a parecer a Ana Obregón estrenando bikini", y alá, allí me ves tirándome al agua de un chapuzón. Si, si. Si hace unos días visteis a alguien bañándose en la playa de Málaga y os sorprendió....era yo, bueno, ó La Pili.

El caso es que al final me bañé y luego me fui helada de frío a dar una vuelta por el paseo marítimo de allí. Según me iba acercando al final del paseo (Se llama la barriada de Sacabó) no podía creerme lo que me estaba pasando por la cabeza, ó más bien por mis ojos. Había cá hombre haciendo footing, flexiones, patinaje o ciclismo por allí que mi mente no cesaba de decirme..."tírate a por él....tírate a por él". El caso es que mi parte mala, La Pili, ideó un plan estupendo para poder "tirarme" a un hombre de aquellos que allí había. El plan era: me pongo a pasear por el paseo y en un momento giro y me choco de bruces con uno de los que patina o va corriendo...el pobre o estupendo y maravilloso hombre se levantará y me ayudará a mí (maltrecho y herido) a levantarme y me pedirá perdón...y después quien sabe lo que puede llevar el momento ó las disculpas....ujum ujum

La cuestión es que al final venció mi cordura, La Puri, y no me "tiré" a ningún hombre...aunque fuese sólo por rozar su linda y musculosa piel.... Seguí esforzándome hasta llegar a casa, corriendo por el paseo. Mientras corría, mas que mirar al suelo, o lo que es lo mismo, mi trayectoria, lo que estaba haciendo era mirar a esos hombres fuertotes, musculosos (de esos músculos que te pueden coger y empotrar contra la pared y hacerte sentir la mujer más empotrada del mundo) de tal manera, que no paraban ellos de mirarme a mí. En un momento determinado pensé que debía llevar una mancha en la camiseta o el pantalón de chándal porque notaba que esos hombres maravillosos me miraban demasiado (según La Puri, tenía que ser por eso; según La Pili, debía de ser por lo buenorra que estás), y empecé a mirar mis ropajes a ver si era por eso...pero no encontré nada. Al rato caí...,mas bien cuando ya estaba llegando a casita, que esos fuertotes hombres romanos o griegos no me miraban a mí por la mancha o por lo buenorra que estaba, sino que me miraban por lo descarada que era yo mirándolos a ellos....En ese momento me puse roja como un tomate y no pude levantar la vista del suelo hasta que llegué al portal de mi palomar.

Decidme vosotras y vosotros si alguna vez no os habéis mirado el cuerpo pensando que llevabais una mancha en la ropa porque la gente os miraba, y al final resultó que era porque tu mirabas demasiado directa a esa misma gente.

lunes, 2 de abril de 2012

Y llegó el sol


Y llegó el ssssolll!!!Y al llegar el Sol llegaron los cuerpos, esos cuerpos que nadie sabía que existían o que todos nos preguntamos al verlos "¿Dónde coño se han metido durante todo el invierno?"

Hoy he tenido el Gran placer de poder darme una vuelta por el centro de una ciudad dentro de la Gran Granada. Cuando estaba paseando con la Cefi  (alias mi mae de toa la via) no he podido de dejar de mirar a cada macho, hombre, rabo, tableta o como coño queráis llamarlos en vez de mirar los grandiosos cuadros de paisajes que había dentro de cada una de las tiendas y sus respectivos escaparates que hemos  recorrido durante toda nuestra estancia de "shopping".

Lo que si te puedo contar es que dentro de mi Gran Cuerpo de La Puri, ha estado dominando la oscena, cachonda y descontrolada mente de La Pili. No he podido quitar la vista de esas grandes esculturas que habían por las calles centrales (No se si eran esculturas pues se movían y andaban) y he dudado si eran "Griegas" (de mármol frío pero penetrante) o si eran "Romanas" (de esas grandes anden o no anden). Desde luego aquello que he visto era un cuadro, pero no uno de Picasso (No me importaría tener uno en mi casa, pero no en la cama: ¿Cari dónde has dejado la nariz? ¡Ah, si! Aquí está, es que te la pintaron demasiado abajo)

El caso al que me lleva hoy a contar mi paseito es que había tal cantidad de hombres, machos, rabos o como se les llame en la calle que he pensado: ¿Dónde estaban metidos durante el invierno?¿En el gim?¿en casita? Y he llegado a una conclusión....¡¡¡quiero ser La Pili!!! Si fuese ella hubiese llegado a uno de esos machos y le habría pedido tabaco (aunque no fumo), fuego (el que quiero que me quite de mi cuerpo) o cualquier cosa con tal de decirle cual es mi dirección para que me visite a las horas que más le guste estar en compañía.



No había hombre que no tuviese una buena espalda, ni que no tuviese unos buenos brazos, un pelado maravilloso y un culazo estupendamente disfrutable.
Mi mente solo era capaz de pensar "que te haría yo si fuese La Pili"...pero claro, no lo soy, y por lo tanto, he seguido yendo con mi Cefi de compras, pero sin comprar nada y sin poder ver claramente los cuadros que quería poner en mi Agujero (sea lo que es mi casa).


Aquí se puede ver algo por el estilo a lo que pensaba la muy guarra de La Pili...

A veces pienso que La Pili puede llegar a controlarme, pero os juro  que no lo conseguirá. Por encima de mi cuerpo (sea mi cadáver o mi cuerpo vivo sin conciencia)