sábado, 9 de junio de 2012

Dónde está la puta mancha


Yo pensando que las personas  me miraban por la calle por lo guapa y estupenda que soy y resulta que después de varios años me doy cuenta que no es por eso.


Hace varios años que me di cuenta que los hombres y las maravillosas señoras se me quedaban mirando por la calle. Yo, como buena mujer que soy y con gran autoestima, pensé:

1º- Que sería porque llevaba una mancha en la camiseta o tenía la cara sucia.

2º- Al constatar que no era por ese defecto en mi ropa pensé que sería por mi gran belleza andante, y con esa idea me quedé y como seguían mirándome más me lo creía.

3º- Llegando a mi nuevo lugar de trabajo, tuve que mudarme a un sitio de playa, decidí tomar el sol y baños, cosa que nunca me ha gustado. Un día estando en la playa se me queda un hombre guapísimo mirándome, a lo cual pensé:
 
A)    Me conoce y no se de qué
B)    Me quiere robar algo que llevo y se me está acercando porque me quiere pegar.
C)    Me quiere conocer por lo guapa que soy…aunque lo veía un poco difícil porque había una guarrilla a su lado.

El caso es que se me acerca el guenorro y yo temblando como un flan con nata. Viene el muchacho y me dice:

            -“Perdona, que guapa tu camiseta, ¿Dónde te la has comprado?

A lo cual mi cara quedó como un cuadro, mi tembleque se convirtió en una cara de tomate rojo putilla. Por supuesto, como estáis pensando le contesté.

Se me tenia que ver la cara ese día y la desilusión en mí al ver que no se había fijado en lo guapa que iba, el cuerpazo que tengo ni esos ojos que llaman al fuego del pecado, sino a una puta camiseta de Popeye el Marino…puff puff

4º- Después de un tiempo trabajando en mi nuevo colegio en Málaga me doy cuenta que los maestros y seños se me quedan mirando mucho…no consigo adivinar por qué es y me vuelven a venir las ideas anteriores de la mancha en la ropa o de lo guapa que soy. Además con más ímpetu que antes pues en el colegio si que me preocupa llevar una mancha. Me pongo a buscarla como una desesperada e incluso aviso a mis alumnos que si me ven una mancha me avisen…puff puff

El caso es que llegado la siguiente vez que me pasa esto en el colegio decido preguntarle a mi compañera

-“¿Antonia por qué me  miras tanto?¿es que voy demasiado hermosa?”

A lo cual ella me responde: “No te creas tan estupenda, te miro porque siempre llevas camisetas de superhéroes o de dibujos animados de mi infancia”

Me vuelve el color natural del tomate a la cara y me da por agachar la cabeza y seguir adelante con mis alumnos sin decir ni una palabra, cayó mi ego al suelo y lo pisé sin darme cuenta.