viernes, 16 de noviembre de 2012

Leyendo, leyendo acabé rompiendo


Pues eso, estaba yo leyéndome un libro que me habían recomendado muchas amigas mías como: "es un libros Sssssuper-romántico y con escenas muy divertidas de sexo"...y allá va una y se mete a la lectura...con lo que me gusta a mí leer. Mi instinto de La Puri...desea con ansiedad leer un poquito de romanticismo para recordar lo que es eso.

El caso es que me pongo a leer el libro (que tiene 500 páginas, y ya con eso me echaba para atrás), lo veo y me quedo con cara de "JODER, ESTO ME TENGO QUE LEER??". La cuestión es que empiezo a leer y el libro no es ni muy allá ni muy acá...pero sigo leyendo, cuando llego a la página 50 ¡PUM! empieza a hablar de como quieres practicar el sexo, sesiones de sado, especificaciones tremendas de como meterla, sacarla y chuparla....y de repente mi yo La Pili sale en escena.

La Pili dijo aquí estoy yo y no había quien la retirara a un segundo plano...controlando por completo a La Puri. La Pili hace que continúe leyendo el tocho de libro sin poder parar...pues no deja de hablarse de escenas sexuales aterradoras para una inocente y llana La Puri, como soy yo. La Pili me domina y en menos de dos días me termino el libro...con tal cantidad de libido que no se donde meterlo ni como hacer que se baje o esfume. Mi pantalón es tan pegado que hasta se me nota que estoy excitada. Mi mente no deja de pensar en guarrerías españolas y americanas (vengan de paso) y de hacer todo lo que esa protagonista tonta y absurda hace con ese degenerado en su cuarto del dolor....puff puff...si aún me pongo mala de pensarlo...

La cuestión es que he estado dos días...de tal manera...que si pillo a un hombre cerca de mi casa (válgase el fontanero, butanero o cualquier otro cerca o pasando por mi piso) me lo hubiera cepillado, o más bien, violeado...porque era tal la salida que tenía yo entre mis piernas...que ni de noche descansaba.

Lo mejor es cuando mi amiga me dice "¿te dejo el segundo libro?"

A mí se me cae el alma al suelo, ¡otro libro más! ¡Me voy a tener que buscar algo este finde para relajar mi descontrol hormonal!

Pero va la guapa de mi amiga la "Foca Marina" y me dice..."si, si...si quieres te dejo también el tercero ya y así me devuelves los dos de golpe"

¡AGGG! ¡QUIERO SUICIDARME! Hay un tercero...¿pero es que la autora no tenía bastante con escribir un libro pornográfico que hace que la mente de mi alter-ego La Pili se pierda por los cerros de Úbeda como para escribir tres¿?

Pues eso, ahí estoy ahora...enfrascada con el segundo libro y rompiendo mis pantalones por momentos del calentón que tengo. ESTO ES UN SUFRIMIENTO.

Por si os interesa, el libro se llama 50 sobras de Grey.