miércoles, 13 de marzo de 2013

La cucaracha, la cucaracha..ya no quiere caminar...

La cucaracha

Estaba yo paseando por las calles de Málaga city con mi amiga Vientre Plano y como no, con el calor típico de allí, la temporada de junio (finales) pues sueles tener esas conversaciones tan interesantes, contagiosas y científicas...que no todos pueden seguir.

El caso es que estábamos paseando por la Avenida de Velazquez y claro, el tema de conversación era la espiritualidad de Jesús dentro de la religión católica ¡que no! era una más interesante y relevante...las cucarachas. Íbamos diciendo que había muchas cuquis por Málaga, que en esa época proliferaban y que era normal pisarlas por las aceras como el que se traga un mosquito en Isla Mágica en verano (quien no se haya tragado uno estando allí...es que no ha estado).

Vientre Plano tiene pánico a las cuquis, como casi todo el resto de los humanos con los que me relaciono (por eso prefiero juntarme con animales u hombres) y claro el tema estaba sobre la mesa...y ella quería que lo cambiáramos como sea, y más habiendo ido a un Wok a cenar y nada más intentar pasar por el paso peatones vimos a una cuqui (muy mona ella) haciendo uso del paso en verde como el resto de los mortales.

La cuestión es que cambiamos de tema y empezamos a hablar...yo que se de que mierda iba... y justo cuando vamos a torcer por mi antigua calle veo una mierda de perro más grande que tres yoghourts amontonados y claro mi instinto es empujar a Vientre Plano (que no miraba hacia el suelo) para que no la pisara pues estaba dentro de su órbita celestial....pero la sorpresa me la llevé yo cuando veo a Vientre Plano pegar un salto de Gacela, que sino era de Gacela era del Tigre, y oir ese grito que pegó tan alto que hasta mi vecino, 40 calles más abajo, abrió la ventana para ver quien había violeado a una señora.

Pegó tal gritito la señorita que yo, La Puri, me pegué tal susto que salí corriendo acera adelante pensando que la había matado. 

Su respuesta a ¡joder! Me has dejado sordo ¡menudo susto so puta! fue: "Es que pensé que había una puta cucaracha en la acera y por eso he gritado". La pobre es que además de tener un vientre plano es un poco ciega...


En cuanto reanudamos la marcha nos miramos a la cara...y qué cara tendríamos que no nos podíamos parar de reír...que hasta la gente que nos encontrábamos por el camino nos miraba pensando "estos los han soltado de manicomio o se han drogado"


Las consecuencias de su grito fue sordera para siempre en mi oído derecho y, por supuesto, no volver a avisar a Vientre Plano de que hay una mierda color chocolate gigantesca en mitad de su camino.


CONSEJO: Nunca aviséis a una señorita de que va a pisar una mierda o alejaros antes todo lo más posible

4 comentarios:

  1. Si es que eso hubiera sido para veros, partiendoos el culo en mitad de la calle xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que pasé vergüenza...pero las risas que nos llevamos fueron increíbles..jajaja

      Eliminar
  2. Oye, que yo nunca me he tragao un mosquito en Isla Mágica :(
    Y por cierto, vaya dos que estáis hechos (ñ.ñ)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces no has estado nunca en Isla Mágica

      Eliminar