lunes, 31 de marzo de 2014

ESTO ERA UNA VEZ…


Había una vez una joven andaluza que quería escribir en un blog para contar sus experiencias con los hombres o mejor dicho con los NO hombres que pasaban por su vida. Quería dar a conocer sus dos partes (La Puri, una niña puritana que todo le da miedo y no se acerca a ningún hombre; La Pili, de pilingui, que quería expresar todo lo que quería ser y tener dentro de ella), es decir, las dos partes de una misma persona.

Al final el blog pasó de hablar de hombres a empezar a contar cosas graciosas que me pasaban o experiencias ridículas que he tenido.

Han pasado dos años desde que comencé el blog y cada día que pasa estoy más contenta de tenerlo. Sobretodo por las personas que pasáis a verlo y me comentáis que os reís con lo que cuento o me decís que no soy solo yo la que paso por estas experiencias.

Hoy os voy a contar el caso contrario de una cosa que ya os conté al principio de mis principios. Os dije que yo me buscaba la mancha cada vez que alguien por la calle me miraba mucho…que luego descubrí que eso era porque siempre llevaba camisetas de superhéroes.

Pues bien, voy por la calle y veo a la gente (de nuevo) mirándome a la camiseta…y yo tan orgullosa alzo cuello y cabeza muy altiva pensando lo guapa que voy. Me meto en un ascensor y la gente en vez de mirar al techo, sus uñas o el móvil, veo que me están mirando a mí. Cuando la puertas de dicho ascensor se abren va una mujer y me dice “No se si te has dado cuenta…pero tienes una mancha en la camiseta”, yo tan digna la miro con cara de “Como abra mi boca te trago de un bocado, so foca” y sigo mi camino. Tan bien sigo mi camino que me paro en un escaparate y veo traslucir por el cristal una hermosa MANCHA de tomate en mi camiseta…pero no cualquier mancha, sino una de esas que caen en la camiseta y sigue cayendo en plan lágrima hasta casi llegar al ombligo…

Mi cara en ese momento fue de avestruz anoréxica, me desintegré y me puse más blanca que el conejo de Pascua.

A partir de ese día cada vez que alguien me mira agacho la cabeza, me pongo colorada e intento apartarme de su vista.


12 comentarios:

  1. Jejejeje, soy especialista en despistes. La cremallera del pantalón es mi olvido estrella, aunque siempre recordaré el día que salí con el jersey del revés o el día que me iba a trabajar con las zapatillas de estar por casa.
    Las que lleváis camisetas molonas sois muy propensas a tener nuestra atención (al menos la mía).

    Ciao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mío no era un despiste...era una MANCHA y bien grande...pero es verdad que más de una vez he salido del servicio sin el cinturón abrochado y me lo han tenido que recordar...Parecía una mujer con colita...jajaja

      Kiss

      Eliminar
  2. Por solidaridad, me encanta la gente despistada. No reconozco a nadie cuando camino, me pierdo siete veces al día y me llamo al móvil para descubrirlo en el bolsillo
    Así soy
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día te buscarás la cabeza y no la encontrarás...como me pasó a mí con las gafas...buscándolas desesperada para darme cuenta al rato que las llevaba puestas aún....

      Kiss

      Eliminar
  3. Sonia Lorenzo Antequera1 de abril de 2014, 14:05

    ¡Jajaja! Tu historia es sencillamente genial, sobre todo la forma de contarla. Gracias por robarnos unas risas. A kiss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonia, tú eres una de las pocas personas que eres capaz de sacarme una sonrisa con solo mirarme...no hace falta mucho más. Espero que no te veas con una mancha lágrima-tomatina nunca...porque es muy desagradable...jajaja

      Kiss

      Eliminar
  4. Me vas a perdonar, pero lo que te falló en esa situación fue la actitud. ¿Tienes una mancha? ¡Pues lúcela con dignidad y con chulería! Eso es lo que marca la diferencia. ¿Qué pasa? ¿La llevas tú y haces el ridículo y la lleva Lady Gaga y es tendencia? Bueno, eso cuando Lady Gaga creía que sería la nueva reina del pop, no ahora que su carrera está ya para que la entierren. Me estoy desviando. Lo que quiero decir es que a todos nos suceden imprevistos, despistes y situaciones ridículas. De nosotros depende la importancia que les demos.

    Te mando un abrazo untado en tomate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo que me gusta a mí el tomate...pero mejor mándamelo con nata y fresas...que es el sabor que más me gusta en ésta época.

      Kiss

      Eliminar
  5. Me he super enganchado a tu blog!! Ahora bien, la letra de este post no me gusta, no se entiende claramente, pero ni caso me hagas, soy una maniática. dicho esto, voy a seguir leyendo entradas antiguas :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naar me alegra que te haya enganchado...espero que te gusten las anteriores entradas.

      Lo de la letra es que estaría romántica, bipolar o con la regla amarilla...porque siempre se me cuela esa letra cuando quiero poner otra... pa la próxima no será así...

      Kiss

      Eliminar
  6. Eres un marrano!! no sabes comer o qué? siempre con manchas jajajajaja
    Felicidades por cierto, que 2 años son muchos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cariño es que llevarte encima cuesta mucho...vales mucho la pena para tenerte en mi camiseta...mira que te gusta a ti ir de mi escote a mi ombligo...ujum ujum...

      Kiss

      Eliminar