martes, 6 de mayo de 2014

MIEDDA DE CRISTALES



Pues eso, una anécdota cortita.

Esto es una señorita muy señorona que va a la parada del autobús, pues…

¿a qué?

Pues a coger un autobús para trasladarse, como hace la gente normal en las grandes ciudades que no tienen metro, ya que no creo que venga mi Superman para llevarme en volandas.

La cosa es que normalmente no me siento en los asientos de las paradas, pero ese día estaba cansada que parecía una minera recién salida de un profundo hoyo. Voy buscando un hueco pero no, no puede ser, está la típica abuela sentada y ocupa todo el asiento (que mira que es grande…pero ella era más aún) y nada, pues decido quedarme de pie y apoyarme en el poste de hierro de la marquesina de la parada.

A eso que llega un hombre de esos que no saben que existe la privacidad, el desodorante y un cepillo de pelo, y se me pone justo delante de mí tapándome hasta el último rayo de sol que podría haber por esa época…invierno.

La cuestión es que el hombre no se ha puesto solo delante de mí, sino que ha invadido mi espacio vital, y yo, con lo fina que soy, me siento violada por su sombra y olores corporales… entonces decido echarme un poco más para atrás en la marquesina y apoyarme en el cristal.

Justo cuando voy a apoyarme noto que mi cuerpo se encorva, que no se queda estático, que va fluyendo, descendiendo hacia el suelo, y yo viendo como caigo en cámara lenta, abriendo boca como si fuera a comerme un algodón de azúcar de feria hasta el suelo. En ningún momento se me ocurre poner las manos en el suelo para evitar una caída a gran escala…DIOSSS TERROMOTOOOO

Mis manos estaban ocupadas con el arcaico móvil que tengo, y claro ante la idea de mi móvil o yo muertos en el suelo…elijo mi body, por supuesto. Caí de tal manera, ya que por desgracia había un macetero de esos (huecos de esos en las calles con arbolillos) que mi cuerpo quedó tirado en el suelo y mi cabeza metida dentro de los hierbajos del hueco…menos mal que llevaba el cachetón o chaquetón puesto, de esos estilo Michelín y me salvó de tener algo roto…porque la caída hizo que bastantes personas se vinieran a mí a ver si me podían socorrer.

Yo muy digna de mí, al ver que era el Circo del Sol callejero o una borracha con actitudes de suicidio, me levanté de golpe y empecé a decir a todos los que me habían intentado ayudar

“Estoy perfecta, perfecta, no me pasa nada nada nada”


Y de la vergüenza tuve que abandonar la parada e irme a la siguiente para no soportar las risas de toda esa gente, incluyendo a la vieja gorda (que ni se inmutó) sentada en el asiento.


16 comentarios:

  1. Me meoooooooooo.....jajaja estoy "partiendome el culo de risa"...nada más que de imaginarte cayendo a cámara lenta.....y toooo la gente mirándote! !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginate a mí después del bochorno. No podía parar de reírme de mí misma. Y pensar que mi cabeza pudo tocar alguna caquita de perro.

      Kiss

      Eliminar
  2. Jajajajajaja! ay, lo que me he reído imaginando la cabeza metida en hierbajos XD!!!
    bueno, mujer, no te acomplejes, todo el mundo nos caemos de formas absurdas y ridículas... no? No???? Bueno, yo sí. Así que no te preocupes, tú tan digna. :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo único que pensaba era mi móvil, mi móvil...no ha caído, no ha caído.

      Kiss

      Eliminar
  3. Ay, por Dios! Lo siento por ti y ¡maldita la vieja del asiento! Que mal se pasa en esos momentos, sobre todo en el instante ese en el que tu mente todavía no consigue identificar la naturaleza de los hechos y en tu cabeza sólo hay sitio para una pregunta. "¿Pero qué me está pasando?"
    Tu experiencia me ha hecho recordar una mía de hace tiempo. Lo mío fue al bajarme de un coche. La intención fue poner el pie en el suelo, pero no había suelo. De eso me di cuenta cuando me vi rodeado por la oscuridad y embargado por el dolor. Estaba dentro de una alcantarilla sin tapa. Así que si lo tuyo fue el Circo del Sol callejero, lo mío no se quedó atrás. Pero bueno, aquí seguimos, vivitos, coleando y sin cojear.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mi cabeza tocó algo en ese hoyo de flores no me quiero imaginar mi pie metido en una alcantarilla....creo que me lavaría con lejía...jajaja

      Lo mejor es reírse después cuando lo recuerdas...
      Kiss

      Eliminar
  4. Jijijijij!!! ¡Qué diver! Bueno, me rio porque no te ha pasado nada. Claro.
    Yo es que caidas tontas tengo un montón y eso que todavía no sé andar. Pero cuando mi mami me sienta para jugar a veces me voy torciendo, torciendo a cámara lenta y me quedo hecha un ocho y todo el mundo riéndose. ¡No es justo! Y yo allí, esperando a que me enderecen. ¡Qué vergüencilla! Menos mal que a los mayores también os pasan esas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa mucho...tiene que ser la edad...cuanto más creces más crees saber y más errores cometes, o puede ser que sería porque no llevaba las gafas puestas....jajaja

      Kiss

      Eliminar
  5. Jejejeje, esas situaciones embarazosas cuando las piensas a posteriori son para partirse. Yo soy de los que se levantan como un resorte y miro desafiante como diciendo "caído? alguien se ha caído? quien se ha caído? caída, que caída?" y me escabullo como un ninja de allí mientras las carcajadas resuenan en dos kilómetros a la redonda.

    Ciao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mío era "No me toquen" "No me toquen" "Espacio vital, espacio de seguridad"

      Kiss

      Eliminar
  6. Sonia Lorenzo Antequera9 de mayo de 2014, 7:29

    ¡¡JAJAJAJAJA!! ¡¡JAAJAJAJAJA!! ¡Ay, Juanito! ¡Lo que me río con tus historias! ¡¡JAJAJAJAJA!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que se pretende contando historias como ésta. Que una/o se ría.

      Kiss

      Eliminar
  7. ¡¡¡Mi niñaaaa!!! pobre si esto de caerse una en público es de lo más embarazoso que hay te levastas como un resorte y siempre dices no si no me pasa "Náa" ya estés sangrando como un cerdo en matanza jejejee
    Espero estes recuperada
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias primor. Ya estoy más que recuperada...aunque mi pelo aún lo recuerda, quedó con un trauma pues cuando paso por al lado de un árbol en la calle se me pone a lo Marge Simpson.

      Kiss

      Eliminar
  8. Los cristales son traicioneros. Yo intenté atravesar uno una vez.... para entrar a una tienda... desde entonces no me fío y voy con la mano por delante
    Besos, me he reído un montón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya se que antes de intentar pasar un lugar en que parece no haber nada, o en que se supone que de haber un cristal voy a ir con la mano por delante.

      Me alegro que mi historia te haya divertido, creo que algún día harán una película de mi vida...sería una gran comedia.

      Kiss

      Eliminar