lunes, 23 de junio de 2014

Al Sol sol y al vino vino

La cuestión de mi persona es que en vacaciones suelo evitar las playas y las zonas costeras ¿por? Pues simple, soy de costa y odio la playa y el calor. Me encanta el invierno y el frío...aunque no que oscurezca pronto.

La cosa es que este año le he dado una oportunidad al turismo de sol y playa. Primero he pensado ir a las playas granadinas a tomar un poquito de color antes de irme en Julio a Port Aventura y Salou, pues llevo unos 10 años que he pisado dos o tres veces por cada uno la playa. Lo bueno es que decido ir a la playa este finde toda preparada (biquini y topless, cremas de miles de factores y para todos los lados del cuerpo, toalla, chanclas, gafas de bucear y de sol, abanico rosiero, pelota, libros para leer, agua...) y justo antes de llegar me entero de que hay una exhibición de aviones de Guerra, que no se de qué guerra serían porque estaban más nuevos que mis patas de gallo, y claro, al estar ese espectáculo hay un cola de coches tremenda para llegar al gran destino...pero no solo eso...sino que no hay aparcamientos y tienes que desviarte kms para poder poner el coche que ya les valdría inventar uno como el de Bulma de Dragon Ball y poder metértelo en el bolsillo cuando llegaras a tu destino...jopetines!!!

Llegamos al destino PLAYA y, a ver, sitio hay porque las playas de Granada en terreno y extensión tienen de sobra, pero bueno, en cuanto ves más de dos familias juntas en la arena te alteras. La cosa es que plantamos sombrilla, toallas y tupper wear en la arena y nos ponemos a tomar sol....LA CUESTIÓN ES QUE NO HABÍA SOL...sino unos nublarrones que daban miedo mirarlos.

 Al cabo del rato el sol desaparece y los nublarrones se convierten en grises masas frías que parecen a punto de crear un tornado.

Tras un rato allí y viendo avión viene, avión va, empiezan a caer relámpagos y sus truenos acompañantes. Nosotras como somos tan valientes...allí nos quedamos viendo avión viene, avión va. En el momento en que la playa no era el único lugar donde mojarse pues las nubes nos estaban escupiendo cosas húmedas decidimos levantarnos con cautela (nada de correr) e ir hacia los coches (como he dicho en la quinta puñeta). Pero queríamos darle una oportunidad aún a los aviones que iban y venían, así que nos quedamos cerca de los coches viendo avión viene, avión va. Una vez cansadas nos fuimos...y mi idea de tomar sol y coger color para dejar el parduzco lechero que llevo desde hace más de 10 años se fue a tomar rayos...rayos y truenos...



Así que ya sabéis, lo mejor para no querer ir a la playa es llamarme a mí...que ese día tomarás rayos en vez de sol.

8 comentarios:

  1. Jajajajajjaajajajajaaaa!!! me acabo de imaginar a La Puri, abanico rosiero en mano, con cara de indignada moviendo la cabeza de un lado a otro mientras leía tu entrada.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre La Puri...no sabía donde meter la cabeza con tanta gota agua y tan poco calor...el problema era La Pili que esperaba que cayese un paracaidista de los aviones para hacerla una mujer de ALTURAS....jajaja

      Pues más o menos La Puri estuvo así...como las aguelas...

      Eliminar
  2. Creo que la playa no quiere que vayas a ella, ahora entiendo porque te gusta tan poco.
    Qué ganas tenía de una nueva entrada en este gran blog, me ha encantado pero me dejas con ganas de más. Ya espero la siguiente, un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que Doña Playa y yo somos antagonistas de nuestras historias fantásticas...así que no me extraña que no me dejara tomar sol...jajaja

      Kiss

      Eliminar
  3. Me ha matao lo del abanico rosiero, jejejejeje.

    Yo no he sido nunca muy de playa, más que nada porque de pequeño nunca había ido (estaba lejos y la economía familiar no estaba para grandes estipendios, así que el río era mi playa) y desde hace algún año frecuento las costas catalanas (muy al norte) y me encantan, no demasiada gente, buenas playas, buena tiempo, buena comida.... vamos que estoy deseando volver ya este año (en menos de 10 días!!! weeeeee)

    Saludos y que no te llueva más :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te pongas más moreno que un cubano untado en chocolate. Yo al final volví a darle una oportunidad a la playa el finde pasado y sip, estuvo de maravilla aunque el agua un poco fría para el gusto de los veraneantes...porque para el mío estaba de escándolo. Ya se sabe que soy una fogosa sin remedio y caliento hasta los mares.

      Kiss

      Eliminar
  4. Jajajajaaja, por eso te propuse lo de Tarifa aquél año que fuimos, en pleno pleno verano, para asegurar el buen sol! Nene, yo creo que es por tu blancura Ariel Ultra, que provoca tal alteraciòn cósmica que no puede sino acabar en tormenta eléctrica! Cari, tupperweare, no tupper wear, q parece una marca de ropa en lugar de las fiambreras! (no te enfades conmigo por andar siempre corrigiéndote, lo hago con cariño y para aportar a tu sapiencia y sabiduría extremas) MMMUAK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aggg, Ariel me envidia en todo su ser. Pues si, el inglés no es lo mío. Con lo bonito que es llamarlo fiambrera o mierda caja plástico pa meter comida de mamá...

      Kiss

      Eliminar