sábado, 28 de febrero de 2015

UHH, AHÍ ESTÁ, UHH, AHÍ ESTÁ, SE LA LLEVÓ EL TIBURÓN, EL TIBURÓN JEP!!

Pues eso, como ya os dije mi estancia en el parque de atracciones empezó mal, pero no fui así el resto.

La verdad es que conocí gente encantadora, tanto dentro como fuera de mi trabajo. La cuestión es que después de trabajar 8, 9 y 12 horas, según horario, casi todos los días nos íbamos de fiesta.

Sip, puedo decir que aguantaba trabajar tanto y luego irme de fiesta. No entiendo cómo, una niña como yo, era capaz de mantenerse en pie durmiendo entre 4 y 5 horas diarias.

Bueno, a lo que me lleva:

Estando una noche de fiesta en la playa de Tarragona (nos dejaban los policías hacer fiesta mientras recogiéramos nuestras cosas) nos dimos cuenta que había más policía patrullando de lo normal, pero la razón por el exceso de efectivos no la sabíamos.

Una vez muy bebidas todas mis compañeras y yo, salta una y nos dice:

"No sois capaces de quitaros toda la ropa y meteros en la playa"

Imaginad que allí en la playa, por muy oscuro que estuviese, con hogueras incluidas, había, al menos, 100 personas de nuestro trabajo.

Nosotras, las de mi grupo, como somos tan valientes (y borrachas) decidimos tomarle la palabra a nuestra amiga "La Leonesa" y quitarnos toda nuestra ropa, dejándola en la orilla (cuando digo toda es to-da) y nos metemos en la playa a nadar, que por cierto, estaba muy buena. Al rato, ya bien mojadas y cansadas de dar brazadas nos salimos y nos vestimos, sin secarnos...y como no, a continuar la fiesta.

A la mañana siguiente nos despertamos y ponemos la televisión. No recuerdo el canal, pero vemos la noticia de que la playa de Tarragona llevaba cerrada dos días a los bañistas por la presencia de un tiburón en dicha playa, en el mismo lugar donde habíamos estado bañándonos nosotras la noche anterior

. Esa misma mañana lo habían atrapado y trasladado a un lugar seguro (porque lo que se no llegó vivo el pobre). Cuando pudimos cerrar nuestras bocas del asombro, no sabíamos si reír, llorar, tocarnos el cuerpo entero buscando señales de mordiscos...estábamos atónitas...

¡¡Si!! Habíamos estado nadando con un tiburón...y nosotras borrachas de alegría sin conocer su compañía.

Las que estaban ya trabajando de nuestro grupo se enteraron por sms, como era lo normal ante urgencias, y por lo que me dijeron fliparon más que nosotras al ver al pobrecito tiburón saliendo en red del agua...

NO DÁBAMOS CRÉDITO...

Cómo digo yo, para que se hubiera acercado un poquito y hubiera comido alguna colita...

8 comentarios:

  1. Uffff. Eso tiene que dar miedo hasta cuando te enteras a toro (o a tiburón) pasado. Menos mal que no pasó nada y todo ha quedado en anécdota, que no sé si contarás a tus nietos. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún sigo estremeciéndome cuando lo pienso seriamente.. No se si se lo contaré a mis nietos...primero he de pensar en tener hijos...jajaja

      Kiss

      Eliminar
  2. Es lo que tiene el alcohol nos hace...
    ...¡valientes! jejejeje
    Bueno terminastes entera tu y todas las demás menos mal

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando me examiné esa mañana no me faltaba ningún pedacito de mí...ni de mis compañeras..así que todo acabó muy bien....jajaja

      Kiss

      Eliminar
  3. Jajaaj lo asustasteis al animalico. ..borrachas y encueros!!!! Sólicos en el mar y ni se atrevió a tiraros un mordiskito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que si...que el espantado fue el tiburón....a saber lo que vio bajo el agua....jajajaj

      Kiss

      Eliminar
  4. jajajajaja, faltó ver una aleta de tiburón y que alguna hiciera de Gandalf en pelotas gritando aquello de: "Corred insensatas!!!"

    ResponderEliminar
  5. Si hubiésemos llegado a ver una aleta...nos hubieramos quedado a saludar...jajaja

    Kiss

    ResponderEliminar