sábado, 28 de febrero de 2015

UHH, AHÍ ESTÁ, UHH, AHÍ ESTÁ, SE LA LLEVÓ EL TIBURÓN, EL TIBURÓN JEP!!

Pues eso, como ya os dije mi estancia en el parque de atracciones empezó mal, pero no fui así el resto.

La verdad es que conocí gente encantadora, tanto dentro como fuera de mi trabajo. La cuestión es que después de trabajar 8, 9 y 12 horas, según horario, casi todos los días nos íbamos de fiesta.

Sip, puedo decir que aguantaba trabajar tanto y luego irme de fiesta. No entiendo cómo, una niña como yo, era capaz de mantenerse en pie durmiendo entre 4 y 5 horas diarias.

Bueno, a lo que me lleva:

Estando una noche de fiesta en la playa de Tarragona (nos dejaban los policías hacer fiesta mientras recogiéramos nuestras cosas) nos dimos cuenta que había más policía patrullando de lo normal, pero la razón por el exceso de efectivos no la sabíamos.

Una vez muy bebidas todas mis compañeras y yo, salta una y nos dice:

"No sois capaces de quitaros toda la ropa y meteros en la playa"

Imaginad que allí en la playa, por muy oscuro que estuviese, con hogueras incluidas, había, al menos, 100 personas de nuestro trabajo.

Nosotras, las de mi grupo, como somos tan valientes (y borrachas) decidimos tomarle la palabra a nuestra amiga "La Leonesa" y quitarnos toda nuestra ropa, dejándola en la orilla (cuando digo toda es to-da) y nos metemos en la playa a nadar, que por cierto, estaba muy buena. Al rato, ya bien mojadas y cansadas de dar brazadas nos salimos y nos vestimos, sin secarnos...y como no, a continuar la fiesta.

A la mañana siguiente nos despertamos y ponemos la televisión. No recuerdo el canal, pero vemos la noticia de que la playa de Tarragona llevaba cerrada dos días a los bañistas por la presencia de un tiburón en dicha playa, en el mismo lugar donde habíamos estado bañándonos nosotras la noche anterior

. Esa misma mañana lo habían atrapado y trasladado a un lugar seguro (porque lo que se no llegó vivo el pobre). Cuando pudimos cerrar nuestras bocas del asombro, no sabíamos si reír, llorar, tocarnos el cuerpo entero buscando señales de mordiscos...estábamos atónitas...

¡¡Si!! Habíamos estado nadando con un tiburón...y nosotras borrachas de alegría sin conocer su compañía.

Las que estaban ya trabajando de nuestro grupo se enteraron por sms, como era lo normal ante urgencias, y por lo que me dijeron fliparon más que nosotras al ver al pobrecito tiburón saliendo en red del agua...

NO DÁBAMOS CRÉDITO...

Cómo digo yo, para que se hubiera acercado un poquito y hubiera comido alguna colita...

viernes, 6 de febrero de 2015

La niña andaluza de campo se va a trabajar a la gran ciudad de la diversión de Salou...

Hace unos años estuve viviendo y trabajando en Tarragona. Como es normal en una jovencita, guapa, estupenda, estudiante y pobre, lo mejor para sacarse unas pelas era hacer la calle (y no me refiero a limpiarlas, sino ser putilla) o irme a trabajar a ese gran parque de atracciones que hay por Salou (Port Aventura).

No es que me disgustase la primera opción, pero no me veía quieta en un sitio mucho rato y menos por las noches, cuando baja la temperatura y se pasa frío. Así que, al final me fui camino del bus a Tarragona (15 horas porque el bus se tuvo que estropear por mitad del camino) y allí llegué yo.

Lo mejor del trabajo es cuando te dicen "tu vas aqui", y yo tan bonita me voy para ese edificio, pero no me lo decía a mí, sino a la rubia Barbie de mi lado, así que ya podemos decir que nada más llegar al centro de trabajo fui el centro de miradas y burlas por ese error...(me teníais que haber visto más que convencida entrando en la tienda y más orgullosa que una reina por trabajar en ella y no en una cocina).

La cuestión es que al final me metieron a trabajar en un restaurante llamado "Old Steak House", y no atendiendo a gente amable y poniendo bebidas ¡NO! limpiando a los cerdos que van a comer allí y no se dan cuenta que es un self service (que por si no lo sabéis, tu te sirves y tu recoges tus bandejas y las tiras a las papeleras).

El primer día acabé con el pelo lleno de ketchup y mostaza de tanto limpiar papeleras. No sabía que los cubos que hay dentro de las papeleras (como las que hay en Burguer King o McDonals) se sacan de ese mueble de madera y así de cómoda (de pie) puedes sacar la bolsa de basura y poder poner una nueva. Así que yo me agachaba, sacaba la basura haciendo malabarismos y claro, el ketchup y demás pegajosas salsas que se quedan pegadas en la madera me rozaban la cabeza, es decir, mi lindo pelo...con eso me despeinaban al quedarse enganchados en la madera y lo mejor, llenos de salsas asquerosas.

El primer día fueron 8 horas, casi nada. Acabé con dolores en los pies de correr, con agujetas en los muslos de agacharme, decepcionada por no acabar en una tienda y lo mejor, abochornada al descubrir que las putas papeleras tenían un cubo dentro que se podía sacar sin tener que agacharse ni mancharse...

Por suerte, descubrí una cosa positiva, me podía comer esa noche lo que había sobrado de la venta, incluidos esos brownies con nata o la ensalada de fruta...aún se me hace la boca agua de pensarlo

Continuaré contando próximamente...Porque lo del tiburón es....