viernes, 11 de marzo de 2016

¡¡¿Dónde están mis ojos?!!

Imaginad a la inconsciente de La Pili cuando tenía 18 años. Ahora pasa de los 30 (exactamente 33) y es un desastre de persona, una aventurera sin aventuras, una enamorada sin amor...

Recuerdo cuando llegué a Granada a estudiar a la universidad, con los 18 recién colocados. La grandiosa de La Pili estaba muy excitada por controlar mi cuerpo para poder hacer de las suyas: buscar hombres abiertos de mentes, ligar wenorros de esos que no se encuentran en los pueblos de provincias, fiestas hasta el amanecer, la libertad...

¡¡pobre de ella!!

 ya que no la dejé controlarme, salvo en casos de enfermedad, que me venía muy bien para sustituirme (debía recuperarme) y coger apuntes en la universidad.

Una de las veces que la dejé controlar mi cuerpecito inmaculado de niña chica, se dedicó a llamar a mi madre para preguntarle algún remedio para los ojos, ya que los tenía muy hinchados, colorados y se me estaban cayendo las pestañas de intentar quitarme la caspa de las mismas.

Mi madre le recomendó que se lavara los ojos con manzanilla... y como no, cogió lápiz y papel a puntó la receta "hacer una infusión de manzanilla".

Lo malo, es que por olvido de mi madre o porque supondría que La Pili sería lo suficientemente inteligente, no le dijo que había que dejarla enfriar antes de lavarse los ojos.

Pues ahí va mi amiga la bipolar y se hace su manzanilla una mañana bien temprano (había que ir a la facultad) y se va al servicio, coge el vaso de manzanilla se lo echa en las manos para acto seguido, como un reflejo, echárselo en los ojos...

Si no se despertó medio bloque de vecinos (por suerte solo teníamos 2) al menos lo hicieron mis compañeras de piso (que por suerte estaban despiertas ya). Pegó, mi La Pili, tal cantidad de gritos y echó tal cantidad de espumarajos por la boca que se quedó sin voz hasta una semanas después...

Así acabé, yo, La Puri, con unos ojos como los de los sapos, que si ya eran antes del tratamiento milagroso como una rana con un palo por culo, ahora  parecía la niña exorcisada.

Ahí va la cabeza de mi alter...esa es la antigua La Pili, que no tiene que ver (Noooooooo) nada con la actual (¡que va!).

5 comentarios:

  1. Ahhhhh. Me ha dado cosa sólo de imaginármelo...

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he de imaginar...aún lo tengo gravado en la retina, jajaja.

      Kiss

      Eliminar
  2. Jajajaja, pero cómo se te ocurre!!! Esa "receta" también se daba en mi casa y cuando tenía los ojos irritados también se hacía manzanilla, pero la dejábamos enfriar, jejeje.

    Saludetes.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja si es que por la mañana el cerebro no coordina

    Un besote

    ResponderEliminar